Acts 21

Cuando ocurrió que habíamos partido de ellos y que habíamos zarpado, fuimos en rumbo directo a Cos, y al día siguiente a Rodas, y de allí a Pátara. Tras encontrar un barco que cruzaba por Fenicia, nos subimos y zarpamos. Cuando llegamos a divisar Chipre, lo dejamos al lado izquierdo y zarpamos hacia Siria, y llegamos a Tiro, pues allí el barco dejó su carga. Encontrando discípulos, nos quedamos allí siete días. Estos le dijeron a Pablo por intermedio del Espíritu, que no debería ir a Jerusalén. Cuando habíamos completado los días, partimos y seguimos nuestra viaje. Todos ellos, con esposas y niños, nos acompañaron en nuestro camino hasta que estuvimos fuera de la ciudad. Arrodillados en la playa, oramos. Después de decirnos hasta luego unos a otros, abordamos el barco, y ellos regresaron de nuevo a casa.

Cuando habíamos terminado el viaje de Tiro, llegamos a Tolema. Saludamos a los hermanos y nos quedamos allí un día. Al día siguiente, los compañeros de Pablo, partimos y llegamos a Cesarea.

Entramos a la casa de Felipe el evangelista, que era uno de los siete, y nos quedamos con él.
Este hombre tenía cuatro hijas vírgenes que profetizaban. 10 Como nos quedamos allí algunos días, cierto profeta de nombre Agabus vino de Judea. 11 Viniendo a nosotros y tomando el cinturón de Pablo, ató sus propios pies y manos, y dijo, «Esto dice el Espíritu Santo: `Así atarán los judíos de Jerusalén al hombre que posee este cinturón, y lo entregarán a manos de los Gentiles.´»

12 Cuando escuchamos estas cosas, tanto nosotros como los de ese lugar le pedimos que no fuera a Jerusalén. 13 Entonces Pablo respondió, «¿Qué hacen, llorando y rompiendo mi corazón? Pues estoy listo no sólo para ser atado, sino también para morir en Jerusalén por el nombre del Señor Jesús.»

14 Como no era persuadido, cesamos, diciendo, «Que se haga la voluntad del Señor.»

15 Después de estos días tomamos nuestro equipaje y fuimos a Jerusalén. 16 Algunos de los discípulos de Cesarea también fueron con nosotros, trayendo a un Mnason de Chipre, uno de los primeros discípulos, con quien nos quedaríamos.

17 Cuando habíamos llegado a Jerusalén, los hermanos nos recibieron con alegría. 18 Al día siguiente, Pablo fue con nosotros donde Jacobo; y todos los ancianos estaban presentes. 19 Después de saludarlos, reportó una a una las cosas que Dios había obrado entre los gentiles por intermedio de su servicio. 20 Entonces, cuando lo escucharon, dieron gloria a Dios. Le dijeron, «Mira hermano, cuantos miles hay entre los judíos que han creído, y todos son celosos de la ley. 21 Se han informado sobre ti, que enseñas a todos los judíos que están entre los gentiles a renunciar a Moisés, diciéndoles que no circunciden a sus niños ni anden tras las costumbres. 22 Entonces ¿que?. Ciertamente la comunidad
Las Sagradas Escrituras Versión Antigua. dice `multitud.´
debe reunirse, pues escucharán que has llegado.
23 Entonces queremos decirte. Tenemos cuatro hombres que han hecho un voto. 24 Tómalos, y purifícate a ti mismo con ellos, y paga sus gastos por ellos, para que rapen sus cabezas. Entonces todos sabrán que no hay verdad en las cosas sobre las que han sido informados con respecto a ti, sino que tu mismo también andas de acuerdo a la ley. 25 Pero con respecto a los gentiles que creen, hemos escrito nuestra decisión que ellos no deben observar tales cosas, excepto que deben cuidarse de alimentos ofrecidos a ídolos, de sangre, de cosas ahogadas y de inmoralidad sexual
Las Sagradas Escrituras Versión Antigua. dice `fornicación.´

26 Entonces Pablo tomó a estos hombre, y al día siguiente, se purificó a si mismo y fue al templo, declarando el cumplimiento de los días de purificación, hasta que la ofrenda fuera dada por cada uno de ellos. 27 Cuando estaban por completarse los siete días, los judíos de Asia, al verlo en el templo, agitaron a la multitud y pusieron sus manos sobre él. 28 gritando, «¡Hombres de Israel, ayuda! Este es el hombre que enseña a todo hombre en todas partes en contra de la gente, y de la gente y de este lugar. ¡Además, ha llevado griegos al templo, y ha hecho impuro este lugar santo!» 29 Pues habían visto a Trófimo, el Efesio, con él en la ciudad, y suponían que Pablo lo había llevado al templo.

30 Toda la ciudad fue movida, y la gente corría. Apresaron a Pablo y lo sacaron del templo. De inmediato las puertas fueron cerradas. 31 Mientras intentaban matarlo, llegaron noticias al oficial a cargo del regimiento, que Jerusalén estaba en agitación. 32 De inmediato tomó soldados y centuriones, y corrió donde ellos. Ellos, cuando vieron al capitán en jefe y a los soldados, dejaron de golpear a Pablo. 33 Entonces el oficial a cargo, lo arrestó, ordenó atarlo con dos cadenas, y le preguntó quien era y que había hecho. 34 Unos gritaban una cosa y otros otra, entre la multitud. Como no pudieron conocer la verdad a causa del ruido, ordenó llevarlo a las barracas.

35 Cuando llego a las escaleras, ocurrió que fue alzado por los soldados a causa de la violencia de la muchedumbre; 36 pues la multitud de gente lo seguía, gritando, «¡Mátenlo!
World English Bible y Die Gideons. Neues Testament. Psalmen, Sprüche. dicen `¡Lejos con él!,´ Las Sagradas Escrituras Versión Antigua. dice `Mátale.´
»
37 Como Pablo iba a ser llevado a las barracas, le preguntó al oficial a cargo, «¿Puede hablarle?»

Él le dijo, «¿Sabes griego?
38 no eres el egipcio, quien antes de estos días, agitó la sedición y guió al desierto a los cuatro mil asesinos
World English Bible dice `hombres de los asesinos,´ Las Sagradas Escrituras Versión Antigua. dice `salteadores,´ Die Gideons. Neues Testament. Psalmen, Sprüche. dice `agitadores.´

39 Pero Pablo dijo, «Soy un judío, de Tarso en Cicilia, ciudadano de una ciudad no insignificante. Le pido, que me permita hablar a la gente.»

40 Cuando le había dado permiso, Pablo, parándose en las escaleras, hizo señal con su mano a la gente. Cuando hubo un gran silencio, les habló en idioma hebreo, diciendo:

Copyright information for SpaTDP