Acts 25

Entonces Festo, habiendo ido a la provincia, después de tres días subió a Jerusalén desde Cesarea. Entonces el sumo sacerdote y los principales hombres de entre los judíos lo informaron en contra de Pablo, y le rogaron, pidiendo un favor en contra de Pablo, que lo llevase con él a Jerusalén; planeaban matarlo en el camino. Sin embargo Festo contestó que Pablo debería ser mantenido en custodia en Cesarea, y que él mismo estaba por partir pronto. «Entonces, que» dijo él, «los que están en el poder entre ustedes vengan conmigo, y si hay algo errado en el hombre, que lo acusen.»

Después de haberse quedado entre ellos por más de diez días
Las Sagradas Escrituras Versión Antigua. dice `Y deteniéndose entre ellos no más de diez días.´
, regresó a Cesarea, y al día siguiente se sentó en la silla de juicios, y ordenó que Pablo fuera traído.
Cuando llegó, los judíos que habían venido de Jerusalén se pararon a su alrededor, trayendo en su contra muchas y graves acusaciones que no podían probar, mientras él dijo en su defensa, «Ni contra la ley de los judíos, ni contra el templo, ni contra el Cesar, he pecado en nada
En lugar de `en nada,´ World English Bible dice `del todo,´ la traducción escogida es tomada de Las Sagradas Escrituras Versión Antigua..

Pero Festo, queriendo ganar favor con los judíos, le dijo a Pablo, «¿Deseas ir a Jerusalén, y ser juzgado por mí allí con respecto a estas cosas?»

10 Pero Pablo dijo, «Estoy ante la silla de juicios del Cesar, donde debo ser juzgado. No he hecho mal a los judíos, como tu también lo sabes muy bien. 11 Pues si he hecho mal, y he cometido algo digno de muerte, no me niego a morir; pero si ninguna de esas cosas de las que me acusan es cierta, nadie podrá entregarme a ellos. ¡Apelo al Cesar!»

12 Entonces Festo, cuando había hablado con el consejo, contestó, «Has apelado al Cesar. Al Cesar irás.»

13 Después de que algunos días habían pasado, Agripa el rey y Berenice llegaron a Cesarea, y saludaron a Festo. 14 Como se quedó allí muchos días, Festo puso el caso de Pablo ante el rey diciendo, «Hay cierto hombre que fue dejado como prisionero por Félix; 15 sobre quien, cuando yo estaba en Jerusalén, los jefes de los sacerdotes y los ancianos de los judíos me informaron, pidiendo una sentencia en su contra. 16 A quienes contesté que no es costumbre romana dar hombre alguno a la destrucción, antes de que el acusado se hubiera reunido con el acusador cara a cara, y haya tenido oportunidad de hacer su defensa con respecto al tema puesto en su contra. 17 Entonces cuando ellos llegaron en grupo aquí, sin demora, sino al día siguiente me senté en la silla de juicios, y ordené que el hombre fuera traído. 18 Entonces cuando los acusadores se levantaron, no trajeron cargo de tales cosas como yo suponía; 19 pero tenían algunas cuestiones en contra de él por su propia religión
Las Sagradas Escrituras Versión Antigua. dice `superstición.´
, y acerca de un Jesús, quien estaba muerto, aunque Pablo afirmaba que estaba vivo.
20 Perplejo sobre como investigar estas cosas, pregunté si estaba dispuesto a ir a Jerusalén para ser juzgado allí sobre estos asuntos. 21 Pero cuando Pablo apeló para ser mantenido de acuerdo a la decisión del emperador
Las Sagradas Escrituras Versión Antigua. dice `Mas apelando Pablo a ser guardado al conocimiento de Augusto.´
, ordené que fuera retenido hasta que pudiera enviarlo al Cesar.»

22 Agripa le dijo a Festo, «Yo también quisiera escuchar a este hombre por mí mismo.»

«Mañana,» le dijo, «lo escucharás.»

23 Así que al día siguiente, cuando Agripa y Berenice habían llegado con gran pompa, y habían entrado al lugar de la audiencia con los oficiales al mando y los hombres principales de la ciudad, por orden de Festo, Pablo fue llevado. 24 Festo dijo, «Rey Agripa, y todos los hombres que están aquí presentes con nosotros, ustedes ven a este hombre, sobre quien toda la multitud de judíos me ha pedido a gritos, tanto en Jerusalén como aquí, que no debería vivir más. 25 Pero cuando hallé que no había cometido nada digno de muerte, y como él mismo apeló al emperador determiné enviarlo. 26 De él no tengo algo cierto que escribir a mi señor. Así que lo he traído frente a ustedes, y especialmente frente a ti, rey Agripa, para que después de examinarlo, yo pueda escribir algo. 27 Pues me parece irracional, enviar un prisionero sin especificar los cargos en su contra.

Copyright information for SpaTDP