Luke 15

Ahora todos los recolectores de impuestos y pecadores se acercaban a Él para escucharlo. Los fariseos y los escribas murmuraron, «Este hombre da la bienvenida a pecadores y come con ellos.»

Él les contó esta parábola. «¿Cuál hombre de ustedes, si tuviera cien ovejas y perdiera una no dejaría las noventa y nueve en el bosque para ir a buscar la perdida hasta encontrarla? Cuando la encuentra, con felicidad la carga en sus hombros. Cuando regresa a casa llama a todos sus amigos y vecinos diciéndoles, `¡Alégrense conmigo, pues he encontrado mi oveja perdida!´ Yo les digo que así habrá mas felicidad en el cielo por un solo pecador que se arrepienta que por noventa y nueve personas correctas que no necesitan arrepentirse. O ¿Cuál mujer si tuviera diez monedas dracma,
Un moneda dracma equivalía aproximadamente al sueldo de dos días de trabajo agrícola.
si perdiera una, no prendería una lampara, barrería la casa y buscaría cuidadosamente hasta encontrarla?
Cuando ella la encuentra, llama a sus amigas y vecinos diciendo, alégrense conmigo pues he encontrado mi Dracma perdido. 10 Así mismo yo les digo, hay felicidad en la presencia de los ángeles de Dios por un pecador arrepintiéndose.»

11 Jesús dijo, «Cierto hombre tenía dos hijos. 12 El más joven dijo a su padre, `Padre, dame la parte que me corresponde de tu propiedad.´ Él dividió sus pertenencias entre ellos. 13 Pocos días después, el hijo menor junto todas las cosas y viajó a un país lejano. Allí gasto todas sus propiedades con una vida de excesos. 14 Cuando había gastado todo, hubo un hambre severa en ese país y comenzó a tener necesidad. 15 Él fue donde uno de los ciudadanos de ese país y aquel lo envió a trabajar a sus campos alimentando cerdos. 16 Él quería llenarse el estómago con el pienso que comían los cerdos pero nadie le daba. 17 Entonces cuando cayó en cuenta dijo, `Cuantos siervos contratados de mi padre tienen suficiente pan para guardar, ¡Y yo muriendo de hambre! 18 Me levantaré e iré a la casa de mi padre, y le diré, «Padre, he pecado contra el cielo, y ante tus ojos. 19 No merezco ser llamado tu hijo. Hazme uno de tus siervos contratados.»´

20 «Se levantó y fue donde su padre. Pero mientras iba y aún estaba lejos, su padre lo vio, y fue movido por la compasión, corrió y se arrojó a su cuello y lo besó. 21 El hijo le dijo, `Padre, he pecado contra el cielo, y ante tus ojos. No merezco ser llamado tu hijo.´

22 «Pero el padre le dijo a sus siervos, `Traigan el mejor vestido y pónganselo. Pongan un anillo en su mano, y zapatos en sus pies. 23 Traigan el ternero engordado, mátenlo, comamos y celebremos; 24 porque este, mi hijo, estaba muerto y vive de nuevo. Estaba perdido y fue encontrado.´ Entonces comenzaron a celebrar.

25 «Su hijo mayor estaba en el campo. Cuando llegó cerca a la casa, escuchó música y baile
Paul D. Younan, Peshitta Aramaic/English Interlinear New Testament. dice `de muchos.´
.
26 Llamó a uno de los siervos, y le preguntó que ocurría. 27 Él le dijo, `Tu hermano ha venido, y tu padre ha matado el ternero engordado, porque ha recibido a tu hermano sano y salvo. 28 Pero él estaba enojado, y no entraría. Su padre salió, y le rogó. 29 Pero él le contestó a su padre, `Mira todos estos años que te he servido, y nunca he desobedecido una de tus ordenes, pero nunca me diste una cabra, para celebrar con mis amigos. 30 Pero cuando este, tu hijo, viene, él que se ha devorado tu fortuna con prostitutas, matas el ternero engordado para él.´

31 «Él le dijo, `Hijo, siempre estás conmigo, y todo lo que es mio es tuyo. 32 Pero era apropiado celebrar y estar contentos, porque este, tu hermano, estaba muerto, y vive de nuevo. Estaba perdido, y fue encontrado.´»

Copyright information for SpaTDP