Mark 8

En aquellos días, se reunió una gran multitud, y no había nada para comer, Jesús llamó a sus discípulos y les dijo, «Tengo compasión de la multitud, porque se ha quedado conmigo ya tres días, y no tiene nada que comer. Si los envió en ayunas a sus casas, se debilitarán en el camino, porque algunos han venido por un camino largo.»

Sus discípulos le contestaron, «¿De donde podríamos satisfacer a estas personas con pan en un lugar desierto
Paul D. Younan, Peshitta Aramaic/English Interlinear New Testament. dice `en el desierto.´

Él les preguntó, «¿Cuántos pedazos de pan tienen?»

Ellos dijeron, «Siete.»

Jesús ordenó a la multitud sentarse en el piso, y tomó los siete pedazos. Habiendo dado gracias
Paul D. Younan, Peshitta Aramaic/English Interlinear New Testament. dice `los bendijo.´
, los partió, y los dio a sus discípulos para servirlo, y ellos sirvieron a la multitud.
Tenían unos pocos pescados pequeños. Habiéndolos bendecido, dijo que también los sirvieran. La gente comió y quedo satisfecha. Recogieron hasta siete canastos de los pedazos de pan que sobraron. Los que comieron eran cerca de cuatro mil. Entonces los envió a sus casas
En Paul D. Younan, Peshitta Aramaic/English Interlinear New Testament. estar parte aparece en 8,10.
.

10 Después Jesús subió al bote con sus discípulos, y llegaron a la región de Dalmanuta. 11 Los fariseos salieron y comenzaron a cuestionarlo
Paul D. Younan, Peshitta Aramaic/English Interlinear New Testament. dice `a disputar con Él.´
buscando de Él una señal del cielo, y probándolo.
12 Jesús suspiró profundamente en su espíritu, y dijo, «¿Por qué esta generación
La palabra traducida como «generación» aquí (genea) también se pudo traducir como «gente,» «raza», o «familia.»
busca una señal? Con certeza les digo, ninguna señal le será dada a esta generación.»

13 Los dejó, y nuevamente subiendo al bote, partió a la otra orilla. 14 Olvidaron subir pan; y en el bote no tenían más que un pedazo consigo. 15 Los instruyó diciendo «Estén atentos: cuídense de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes.»

16 Razonaron entre ellos diciendo «Es porque no tenemos pan.»

17 Jesús, percibiéndolo, les dijo, «¿Por qué piensan que es porque no tienen pan? ¿No se dan cuenta aún, ni entienden? ¿Están sus corazones aún endurecidos? 18 ¿Teniendo ojos, no ven? ¿Teniendo oídos, no escuchan? ¿No recuerdan 19 cuando repartí los cinco panes entre cinco mil, cuántos canastos llenos de pedazos recogieron?

Ellos le dijeron, «Doce.»

20 «Cuando los siete panes alimentaron a cuatro mil, ¿Cuántos canastos llenos de pedazos recogieron?»

Le dijeron, «Siete.»

21 Él les preguntó, «¿No entienden aún?»

22 Llegó
Einheitsübersetzung der Heiligen Schrift. Die Bibel. Gesamtausgabe. y Dios Habla Hoy. La Biblia. dicen `Llegaron.´
a Betsaida. Le llevaron un hombre ciego, y le rogaron que lo tocara.
23 Jesús tomó al ciego de la mano y lo llevo fuera del pueblo. Después de humedecerle los ojos con saliva y colocar sus manos sobre él, le preguntó si veía algo.

24 Alzó la mirada y dijo, «Veo hombres; los veo como arboles caminando.»

25 Nuevamente puso sus manos sobre los ojos del ciego. Él miró fijamente, y quedó sano, y vio a todo el mundo claramente. 26 Jesús lo mando para su casa diciéndole, «No entres al pueblo, ni le digas a nadie del pueblo.»

27 Jesús se fue con sus discípulos a las aldeas de Cesarea Filipo. En el camino les preguntó a sus discípulos, «¿Quién dicen los hombres que soy yo?»

28 Ellos le dijeron, «Juan el bautiza, otros dicen Elías, y otros que alguno de los profetas.»

29 Jesús les dijo, «¿Pero ustedes quién dicen que soy yo?»

Pedro contestó, «Tu eres el Mesías
Paul D. Younan, Peshitta Aramaic/English Interlinear New Testament. agrega `el Hijo del Dios vivo.´

30 Jesús les ordenó no contarle a nadie sobre Él. 31 Comenzó a enseñarles que el hijo del hombre debería sufrir muchas cosas y sería rechazado por los ancianos, los jefes de los sacerdotes y los escribas, sería asesinado y luego de tres días resucitaría. 32 Jesús les habló abiertamente. Pedro lo apartó de los demás y comenzó a reprenderlo. 33 Jesús volteándose y mirando a sus discípulos reprendió a Pedro diciéndole, «¡Aléjate de mi, Satanás! Pues tienes en la mente no las cosas de Dios sino las del hombre.»

34 Llamó hacia Él a la multitud junto con sus discípulos, y les dijo, «Quien desee seguirme, nieguese a si mismo, tome su cruz y sígame. 35 Pues quien quiera salvar su vida la perderá y el que pierda su vida a causa mía y la de la Buena Nueva la salvará. 36 Pues ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde la vida? 37 ¿Qué dará un hombre a cambio de su vida? 38 De quien se apene de mi y de mis palabras en esta generación adultera y pecadora, el Hijo del Hombre también se apenará, cuando venga en la gloria del Padre con sus ángeles sagrados.»

Copyright information for SpaTDP