Jeremiah 49

Mensaje para Amón

Así dice el  Señor acerca de los amonitas: «¿Acaso Israel no tiene hijos?
¿Acaso no tiene herederos?
¿Por qué el dios Moloc ha heredado Gad,
y su pueblo vive en sus ciudades?
Vienen días —afirma el  Señor
en que yo haré resonar el grito de guerra
contra Rabá de los amonitas;
y se convertirá en un montón de ruinas,
y sus ciudades serán incendiadas.
Entonces Israel despojará de todo
a los que de todo la despojaron
—afirma el  Señor —.

»¡Gime, Hesbón, porque Hai ha sido destruida!
¡Griten, hijas de Rabá!
¡Vístanse de luto, y hagan lamentación;
corran de un lado a otro, dentro de los muros!,
porque Moloc marcha al destierro,
junto con sus sacerdotes y oficiales.
¿Por qué te jactas de tus valles,
de tus fértiles valles,
hija rebelde, que confías en tus tesoros
y dices: “¿Quién me atacará?”?
Voy a hacer que te acose
el terror por todas partes
—afirma el  Señor

Todopoderoso—.
Todos serán expulsados, cada uno por su lado,
y nadie reunirá a los fugitivos.
»Pero después de esto,
cambiaré la suerte de los amonitas»,
afirma el  Señor.



Mensaje para Edom

Así dice el  Señor Todopoderoso acerca de Edom: «¿Ya no hay sabiduría en Temán?
¿Se acabó el consejo de los inteligentes?
¿Acaso se ha echado a perder su sabiduría?
Habitantes de Dedán:
¡Huyan, vuélvanse atrás!
¡Escóndanse en lo más profundo de la tierra!
Yo provocaré un desastre sobre Esaú,
pues le llegó la hora del castigo.
Si los vendimiadores llegaran a ti,
¿no te dejarían algunos racimos?
Si de noche te llegaran ladrones,
¿no se llevarían sólo lo que pudieran?
10 Pero yo despojaré por completo a Esaú;
descubriré sus escondites, y no podrá ocultarse.
Sus hijos, parientes y vecinos,
serán destruidos y dejarán de existir.
11 ¡Abandona a tus huérfanos,
que yo les protegeré la vida!
¡Tus viudas pueden confiar en mí!»


12 Así dice el  Señor: «Los que no estaban condenados a beber la copa de castigo, la bebieron. ¿Y acaso tú vas a quedarte sin castigo? ¡De ninguna manera quedarás impune, sino que también beberás de esa copa! 13 Juro por mí mismo —afirma el  Señor —, que Bosra se convertirá en objeto de maldición, y en horror, oprobio y desolación. Para siempre quedarán en ruinas todas sus ciudades.» 14 He oído un mensaje del  Señor.
Un heraldo lo anuncia entre las naciones:
«¡Reúnanse, ataquen a la ciudad!
¡Prepárense para la guerra!»
15 «Te haré pequeño entre las naciones,
menospreciado entre los hombres.
16 Tú, que habitas en las hendiduras de las rocas;
tú, que ocupas las alturas de los montes:
fuiste engañado por el terror que infundías
y por el orgullo de tu corazón.
Aunque pongas tu nido tan alto como el del águila,
desde allí te haré caer
—afirma el  Señor —.

17 Tan espantosa será la caída de Edom,
que todo el que pase junto a la ciudad
quedará pasmado al ver todas sus heridas.
18 Será como en la destrucción de Sodoma y Gomorra
y de sus ciudades vecinas;
nadie volverá a vivir allí,
ni la habitará ningún ser humano
—afirma el  Señor —.

19 »Como león que sale de los matorrales del Jordán
hacia praderas de verdes pastos,
en un instante espantaré de su tierra a los de Edom,
y sobre ellos nombraré a mi elegido.
Porque, ¿quién como yo?
¿Quién me puede desafiar?
¿Qué pastor se me puede oponer?»
20 Por eso, escuchen el plan que el
ha diseñado contra Edom;
escuchen lo que tiene proyectado
contra los habitantes de Temán:
Serán arrastrados
los más pequeños del rebaño;
por causa de ellos
sus praderas quedarán asoladas.
21 Tiembla la tierra
por el estruendo de su caída;
hasta en el Mar Rojo
resuenan sus gritos.
22 Remonta vuelo el enemigo,
se desliza como un águila,
extiende sus alas sobre Bosra.
En aquel día se angustiarán los valientes de Edom,
como se angustia una mujer de parto.


Mensaje para Damasco

23 Mensaje acerca de Damasco: «Jamat y Arfad están desconcertadas,
pues ya saben de la mala noticia.
Naufragan en el mar de la angustia,
y no pueden calmarse.
24 Damasco desfallece;
trató de huir, pero la dominó el pánico.
Se halla presa de la angustia y el dolor,
como si estuviera de parto.
25 ¿Por qué no ha sido abandonada
la ciudad famosa, la que era mi delicia?
26 En aquel día sus jóvenes
quedarán tendidos en las calles;
¡perecerán todos sus soldados!
—afirma el  SeñorTodopoderoso—.

27 Prenderé fuego al muro de Damasco,
y los palacios de Ben Adad serán consumidos.»


Mensaje para Cedar y Jazor

28 Así dice el  Señor acerca de Cedar y de los reinos de Jazor que fueron atacados por Nabucodonosor, rey de Babilonia: «¡Vamos, ataquen a Cedar!
¡Destruyan a esa gente del oriente!
29 Sus carpas y rebaños les serán arrebatados,
se llevarán sus toldos, bienes y camellos.
La gente les gritará:
“¡Cunde el terror por todas partes!”
30 »¡Huyan, habitantes de Jazor!
Escapen ya, escóndanse
en lo más profundo de la tierra
—afirma el  Señor —.

Nabucodonosor, rey de Babilonia,
maquina planes contra ustedes;
contra ustedes ha diseñado un plan.
31 »¡Vamos, ataquen a esta nación indolente
que vive del todo confiada,
nación que no tiene puertas ni cerrojos,
y que vive muy aislada!
—afirma el  Señor —.

32 Sus camellos serán el botín,
y su numeroso ganado, el despojo.
Dispersaré a los cuatro vientos
a los que se rapan las sienes;
de todas partes les traeré su ruina
—afirma el  Señor —.

33 Jazor se convertirá en una guarida de chacales,
en un lugar desolado para siempre.
Ningún ser humano vivirá allí,
nadie habitará en ese lugar.»


Mensaje para Elam

34 La palabra del  Señor acerca de Elam vino al profeta Jeremías al comienzo del reinado de Sedequías, rey de Judá.

35 Así dice el  SeñorTodopoderoso: «Voy a quebrar el arco de Elam;
voy a acabar con lo mejor de su poderío.
36 Voy a desatar contra Elam los cuatro vientos
desde los cuatro confines de la tierra.
Los voy a esparcir por los cuatro vientos,
y no quedará nación alguna
adonde no lleguen sus desterrados.
37 Aterraré a Elam frente a sus enemigos,
frente a los que atentan contra su vida;
desataré mi ardiente ira,
y traeré sobre ellos calamidad
—afirma el  Señor —.

Haré que la espada los persiga
hasta que los haya exterminado.
38 Estableceré mi trono en Elam,
y destruiré a su rey y a sus oficiales
—afirma el  Señor —.

39 »Pero en los días venideros
cambiaré la suerte de Elam»,
afirma el  Señor.



Copyright information for NVI