Psalms 132

Salmo 132

Cántico de los peregrinos.

 Señor, acuérdate de David
y de todas sus penurias.
Acuérdate de sus juramentos al  Señor,
de sus votos al Poderoso de Jacob:
«No gozaré del calor del hogar,
ni me daré un momento de descanso;
no me permitiré cerrar los ojos,
y ni siquiera el menor pestañeo,
antes de hallar un lugar para el  Señor,
una morada para el Poderoso de Jacob.»
En Efrata oímos hablar del arca;
dimos con ella en los campos de Yagar:
«Vayamos hasta su morada;
postrémonos ante el estrado de sus pies.»
Levántate,  Señor; ven a tu lugar de reposo,
tú y tu arca poderosa.
¡Que se revistan de justicia tus sacerdotes!
¡Que tus fieles canten jubilosos!
10 Por amor a David, tu siervo,
no le des la espalda a tu ungido.
11 El  Señor le ha hecho a David
un firme juramento que no revocará:
«A uno de tus propios descendientes
lo pondré en tu trono.
12 Si tus hijos cumplen con mi pacto
y con los estatutos que les enseñaré,
también sus descendientes
te sucederán en el trono para siempre.»
13 El  Señor ha escogido a Sión;
su deseo es hacer de este monte su morada:
14 «Éste será para siempre mi lugar de reposo;
aquí pondré mi trono, porque así lo deseo.
15 Bendeciré con creces sus provisiones,
y saciaré de pan a sus pobres.
16 Revestiré de salvación a sus sacerdotes,
y jubilosos cantarán sus fieles.
17 »Aquí haré renacer el poder de David,
y encenderé la lámpara de mi ungido.
18 A sus enemigos los cubriré de vergüenza,
pero él lucirá su corona esplendorosa.»
Copyright information for NVI