Psalms 84

Salmo 84

Al director musical. Sígase la tonada de «La canción del lagar». Salmo de los hijos de Coré.

¡Cuán hermosas son tus moradas,
 SeñorTodopoderoso!
Anhelo con el alma los atrios del  Señor;
casi agonizo por estar en ellos.
Con el corazón, con todo el cuerpo,
canto alegre al Dios de la vida.
 Señor Todopoderoso, rey mío y Dios mío,
aun el gorrión halla casa cerca de tus altares;
también la golondrina hace allí su nido,
para poner sus polluelos.
Dichoso el que habita en tu templo,
pues siempre te está alabando.
Dichoso el que tiene en ti su fortaleza,
que sólo piensa en recorrer tus sendas.
Cuando pasa por el valle de las Lágrimas
lo convierte en región de manantiales;
también las lluvias tempranas
cubren de bendiciones el valle.
Según avanzan los peregrinos, cobran más fuerzas,
y en Sión se presentan ante el Dios de dioses.
Oye mi oración,  Señor, Dios Todopoderoso;
escúchame, Dios de Jacob.
Oh Dios, escudo nuestro,
pon sobre tu ungido tus ojos bondadosos.
10 Vale más pasar un día en tus atrios
que mil fuera de ellos;
prefiero cuidar la entrada de la casa de mi Dios
que habitar entre los impíos.
11 El  Señor es sol y escudo;
Dios nos concede honor y gloria.
El  Señor brinda generosamente su bondad
a los que se conducen sin tacha.
12  Señor Todopoderoso,
¡dichosos los que en ti confían!
Copyright information for NVI